La etiqueta en el gimnasio

Si no perteneces a un gimnasio, te sorprenderá descubrir que hay muchas reglas ocultas que los culturistas y otras personas hacen cumplir para hacer ejercicio. Debes saber que la etiqueta en el gimnasio es tan simple como tener buenos modales y usarlos con los demás miembros. Hay algunas cosas que quizás no pienses y que tal vez deberías tener en cuenta antes de decidirte a acudir a un gimnasio. Es posible que desee ver a otros como principiantes en un gimnasio y ver cómo no siguen las reglas y cómo lo hace sentir.

Aquí hay algunos consejos simples para tener buenos modales y respeto por los demás en un gimnasio.

Manténte limpio

Primero debe asegurarse de mantenerte limpio. Esto te incluye a ti, tu ropa y el equipo que utilices. Debes ducharte regularmente y siempre debes usar desodorante. Si no haces esto por ti, al menos, hazlo por los demás. Muchos de los gimnasios tendrán duchas y vestuarios para que puedas aprovecharlos. Debes ducharte después de cada entrenamiento. Mantenga tu taquilla cerrada, lavado y asegúrate de no dejar ropa húmeda y sucia por ahí. Si lo haces, las bacterias pueden crecer y alguien podría enfermar. Es posible que desee llevar una toalla para que pueda limpiarse cuando termine de hacer ejercicio. Cuando termine de hacer ejercicio, debes limpiar todo tu equipo para que no se acumulen bacterias.

Atento al tiempo

También debes estar al tanto del tiempo. Otras personas esperan usar el equipo y las pesas, por lo que solo debe usar un tipo de máquina o equipo a la vez en lugar de saltar de una pieza a otra. Recuerde que incluso si dejas una máquina por un segundo, otra persona tiene derecho a hacerse cargo. Por lo general, todo el mundo está realizando una rutina y debes ser consciente de eso. No le pidas a extraños que te contemplen cuando estés levantando objetos. Sea considerado con tu tiempo y solo pide ayuda cuando la necesites. Si encuentra que necesitas ayuda, traiga a un amigo o pídale a uno de los miembros del personal que te ayude.

Deja todo como lo encuentres

Asegúrate de dejar todo como lo encuentres. Esto incluirá limpiar el equipo y también volver a colocar los pesos e informar sobre el equipo roto. Coloca las pesas siempre en el lugar correcto para que la próxima persona que vaya a usarlas pueda encontrarlas fácilmente. Si están sudorosas, recuerda limpiarlas y no te avergüence si un equipo se rompe mientras lo usas, probablemente sea una fabricación antigua. No importa si es tu culpa o no, informar el problema asegurará que nadie salga lastimado la próxima vez que use el equipo.

Sé considerado

Asegúrate de ser considerado. Tu entrenamiento va a ser difícil pero también debe ser divertido. Otros están en el gimnasio por la misma razón que tú, por lo que debes ser respetuoso con los que te rodean en el gimnasio. Si eres respetuoso, notarás que no tendrás ningún problema con nadie en el gimnasio. Tendrás un mejor momento y obtendrás el trabajo que estás buscando.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *